CanMe San Juan avanza en la constitución de dos laboratorios

Se busca certificar los más altos estándares científicos y médicos para acercar a la comunidad un producto de calidad farmacológica que mejore la calidad de vida de los pacientes.

Con el objetivo de constituirse como un polo científico tecnológico en la industria del cannabis medicinal en la región, CanMe y el Gobierno de San Juan apuestan a la inversión para la construcción de dos laboratorios con tecnología, cuyo fin último es acercar a la comunidad productos derivados del cannabis con calidad farmacéutica, cuya composición sea segura para el tratamiento de afecciones específicas.

Por un lado, el Laboratorio de Control de Calidad se emplaza en el predio de INTA San Juan, dado el convenio de colaboración científico-técnico entre ambas partes, vital para el desarrollo del proyecto en nuestra Provincia. En él se realizan tareas relativas al servicio de determinación de cannabinoidesen las matrices derivadas del cannabis, que son los compuestos con actividad farmacológica propia de la planta. Esta tarea es fundamental en el entendimiento del derivado como un producto medicinal, ya que los resultados que arrojan los estudios deciden la terapéutica que tendrá sobre determinada enfermedad, es decir, la dosis recomendada. Asimismo, es uno de los datos primordiales que requiere un profesional de la salud para prescribir un medicamento con certeza científica. Este análisis es muy importante también para dar sustento científico a las investigaciones y ampliar el conocimiento de la aplicación de esta herramienta terapéutica que ya es un auge en gran parte del mundo.

A partir de este servicio, se brindará la oportunidad de acercar tecnología y personal experto a las personas que cuenten con certificado vigente emitido por REPROCANN, como así a las empresas instaladas en el predio de CANME, habilitadas por la ley nacional 27.350 que permite la investigación de cannabis con fines medicinales, en virtud de preservar la salud de los ciudadanos que eligen este tipo de productos derivados de la planta para mejorar su calidad de vida. Estas determinaciones tendrán un costo accesible para las empresas y los ciudadanos. A pesar de ser CanMe una sociedad de Estado, debe establecerse un arancel mínimo que garantice la adquisición de los elementos necesarios, ya que sería imposible realizarlo gratuitamente, debido a los altos costos de solventes de máxima pureza, gases especiales, elementos y consumibles propios de los equipos y los patrones necesarios para calibrar los métodos, que son de costo elevado e importados.

En este laboratorio se están utilizando y poniendo a punto varias técnicas analíticas con los mayores estándares de calidad; entre los métodos utilizados está la cromatografía liquida de alta resolución acoplada a un detector UV con arreglo de diodos, la cromatografía gaseosa acoplada a un detector de masas y un método estimativo, validado, más accesible, llamado Gemmacert®, que utiliza un algoritmo conectado a una base de datos de escala mundial, que permite una aproximación rápida de la potencia de cannabinoides a partir de la flor de la planta. Estos equipos fueron adquiridos por la empresa CanMe SJ, al igual que un extractor de última generación que permite procesar y preparar las muestras para el análisis en los equipos mencionados anteriormente.  En base a dichas proyecciones, se estima que para fines de 2022 podría ser inaugurado y abierto a la comunidad. Hasta tanto se reglamente la nueva Ley 27.699 sobre el Marco Regulatorio para el Desarrollo de la Industria del Cannabis Medicinal y el Cáñamo Industrial, el servicio se mantiene enmarcado bajo la ley nacional de investigación 27350 que nos insta a recopilar la información de la comunidad y empresas y volcarla a proyectos y publicaciones científicas con fines científicos.

Por otro lado, dado el avance y evolución del proyecto inicial y las posibilidades de mercado que reviste la actividad, desde CanMe se avanza en el diseño de un Laboratorio de Producción que aúne los cultivos propios de la empresa, siguiendo las normativas sobre Buenas Prácticas de Manufactura (GMP), dictadas por ANMAT y otras normas de calidad internacionales. Estas exigencias son propias a cualquier empresa que quiera producir un medicamento de diversa naturaleza, por lo tanto, la arquitectura y construcción debe ser ejecutada por entidades con experiencia en el rubro.

En seguimiento a la misma línea de acción, se está gestionando la compra de equipos para dicha producción, que incluye un extractor de fluido supercrítico, destiladores, equipos de filtración específicos, descarboxilador, evaporador rotatorio, reactor mezclador dosificador, equipo de spray dryer, entre otros materiales y equipos más pequeños necesarios para cualquier laboratorio.

La misión de la actividad de CanMe se centra en la producción, a partir de la flor desecada, de un producto medicinal terminado y que respete los más altos estándares de calidad a nivel mundial; primero, para salud pública de la Provincia y si la cantidad de producción lo permite, para su comercialización y/o exportación. Se estima la elaboración de la mayor variedad de productos posibles, habilitados por la legislación y por ANMAT y que sean una herramienta terapéutica para satisfacer la necesidad de tratamiento ante las patologías admitidas por la comunidad científica.